Eleanor Shellstrop es (moderadamente) bisexual

Alerta: este artículo contiene spoilers de The Good Place.

Hace unos días las redes ardían de emoción tras la publicación de un titular que rezaba: “Eleanor, de The Good Place, oficialmente es bisexual”. Durante unos instantes se me contagió el entusiasmo: era oficial. Llevaba unos cuantos capítulos atrasados, pero ahora que sabía que Eleanor había quemado el armario, tenía una ganas horrorosas de ver la nueva temporada y llegar a ese momento triunfal.

Hice clic y seguí leyendo. El suceso que había inspirado el titular era el siguiente: William Jackson Harper, el actor que da vida a Chidi, había asegurado que era «un hecho» que Eleanor, la protagonista, era «súper bisexual» y que podría haber un romance entre Eleanor y Tahani. No obstante, tras ver los nuevos capítulos (de momento ocho de la tercera temporada) no ha habido momento triunfal y creo que estamos más lejos que nunca de ver a Eleanor enamorarse de una mujer o de disfrutar de la representación sáfica que queremos y merecemos (ojalá tenga que tragarme mis palabras).

Para mí no es ningún notición que Eleanor sea bisexual. No dejan de darnos pistas de que lo es. Desde el principio de la serie la hemos visto verbalizar continuamente que piensa que Tahani “está buena”, se ha quejado de que hay pocos hombres bisexuales y hasta ha llevado prendas de ropa con estampados arcoíris. El problema es que los guionistas se limitan a eso: a darle frases donde expresa lo atractivas que le parecen algunas mujeres, mostrando una especial predilección por Tahani, sin que nada vaya más allá de un interés meramente físico y platónico. Esto, señoras, se llama queerbating.

Normalmente las referencias a su bisexualidad no duran más de tres segundos, y seguidamente se cambia de escena, de forma que la atracción que siente Eleanor por otras mujeres resulta cómica y casi podemos escuchar un redoble de tambores en nuestras cabezas. Hubo dos escenas clave en las que sentí que me convertía en un recurso de mofa andante, posiblemente las que hacían ver la orientación sexual de Eleanor de manera más indisimulada y estrafalaria:

1. Cuando hacen un resumen de los numerosos reseteos a los que han sido sometidos Eleanor, Chidi, Tahani y Jason con el fin de torturarles y nos hacen partícipes de que Eleanor y Tahani fueron asignadas como almas gemelas en uno de ellos, mas no se da más información y lo que sucedió sigue siendo un misterio. Acto seguido, vemos que en otro intento su “alma gemela” es (agarraos) un perro.

2. El momento en que Eleanor, en una simulación (por supuestísimo no en la vida real), intenta comerle la boca a Simone, pero la escena se corta antes de que se muestre ni un poquito de lesbianismo y acabamos viendo a nuestra protagonista con la lengua fuera como un sabueso, más ridiculizada imposible.

A la bisexualidad de Eleanor no se le pone nombre (es decir, ella nunca dice ser bisexual) y es totalmente irrelevante en la trama. Podríamos suprimir todas las escenas en las que Eleanor hace manifiesto su safismo y la historia no perdería su sentido ni cambiaría un ápice. En la serie los amoríos siempre son heterosexuales y el único interés romántico de la protagonista es Chidi, un hombre. Lo que Eleanor siente por Chidi es puro, inmutable, profundo, intenso y se basa en el intelecto; mientras que lo que siente por los personajes femeninos es puro deseo: superficial, momentáneo, endeble, trivial y únicamente físico. Pareciera que las relaciones sáficas no fueran tan auténticas y válidas como las heterosexuales.

Relegar su atracción por el sexo opuesto a un segundo plano, evitar que se ponga a sí misma la etiqueta bisexual y bajo ningún concepto mostrar una relación lésbica en pantalla no me parece la mejor representación del mundo. Se puede ser bisexual y no haber salido con personas de un género, pero noto cierta resistencia por parte de The Good Place a visibilizar realmente la bisexualidad o una relación entre dos mujeres, probablemente para no hacer enfadar a los sectores más homófobos conservadores del público.

Dado que el recurso estrella para mantener el interés del gran público en una ficción es que los personajes tengan que sufrir un poco antes de poder ser felices con su amor heterosexual, tengo el presentimiento de que por ahora no veremos estar juntas a Eleanor y Tahani (ojalá me equivoque) y de que las únicas migajas de representación que se arriesgarán a darnos serán Lily Aldrins: mujeres bisexuales que no se desvían del camino de la rectitud y únicamente salen con hombres, justo como muchas personas quisieran que actuaran. Bisexuales, pero solo para hacer gracia.

Al público hay que darle pan, circo y romance hetero (sí o sí), así que las relaciones sáficas, las mujeres (de la orientación sexual que sea) que no desean involucrarse románticamente con hombres y, en consecuencia, las lesbianas siguen sin aparecer en pantalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s